10 Cosas que nos gustan a las chicas y que los hombres no saben

nuestro primer beso le gano a todos los de las peliculas2

 

Hombres del mundo, hay algo que deben saber: un principio fundamental para que una relación funcione, o para conquistar a esa chica que les encanta es conocer qué le gusta a la mujer o qué busca en un hombre. Por ese motivo, como sé que nosotras somos un poquiiiiiiito complicadas, les quiero dar algunas pistas para hacerles la vida un poco más fácil, y así logren conquistar a esa chica, o si por lo contrario ya tienen pareja, que logren mejorar esa relación.

Soy consciente de que cada mujer es un mundo y que no a todas nos gusta lo mismo, pero también es cierto que hay elementos básicos en la personalidad de un hombre que casi todas buscamos. Así que chicos, tomen lápiz y papel y a anotar, porque les será de gran utilidad.

10 Cosas que nos gustan a las chicas y que los hombres no saben

1. El misterio de los tipos duros.  

Existe un gran mito que dice que a las chicas nos gustan los “chicos malos”, y es cierto, no lo voy a negar, pero hay una pequeño punto que deben saber. Cuando nosotras nos referimos a este término, no hablamos de malas personas como muchos piensan. No es lo mismo “chico malo” que “mal chico”. Así que no, no nos gusta que nos hagan daño. Nos gustan los hombres con personalidad propia. Que destaque por encima de los demás. Hombres lanzados y valientes. Que no se corten a la hora de decirnos lo que piensan. Pero eso sí, sin ser arrogantes ni groseros. Todo con delicadeza. Nos encantan los hombres decididos y que tengan las cosas claras.

Nos aburre el típico chico que se dedica a hacer simplemente lo que hace el resto de los chicos, o incluso que haga todo lo que las chicas le digan. No se equivoquen, no queremos esclavos, queremos un hombre de verdad. Nos encantan los hombres con carácter que tomen sus propias decisiones y sepan decir que “no” cuando toca.

iwpFtTx

 

2. Los grandes hombres son los más sencillos.

Hombres: envidiamos esa forma de ser suya tan despreocupada pero sin pasarse. Admiramos esa manera tan rápida que tienen de encontrar soluciones a sus problemas, sin necesidad de darle miles de vueltas y analizarlo todo sin parar.

Aunque parezca que no, nos gustan así, prácticos, sencillos y sin complicaciones. Nos gusta el hecho que un hombre no necesite probarse diez veces la misma camiseta para al final no decidirse por ninguna. Nos gusta que siempre estén de buen humor porque nada tiene tanta importancia como para preocuparse tanto. Es simple: “don’t worry be happy”.

 

3. Comunicación como base de toda relación.

Una de las características más básicas que buscamos en un hombre es la comunicación. En una relación, ella tiene que poder contártelo todo, y que vos se lo cuentes a ella. Es evidente que cuando los problemas no se conversan no hay manera humana de solucionarlos, y tan sólo se consigue que vayan empeorando cada vez más. Que de un granito de arena se haga una gran montaña. Por eso hay que hablar chicos. Las mujeres queremos que nos digan lo que sentís, lo que están pensando. Que nos digan lo que sea, pero háganlo. No es bueno callarse las cosas, porque después explota cuando menos te lo esperas. Y lógicamente, no puede acabar bien.

Hay que ahorrarse  discusiones inútiles. Decirnos las cosas en su momento y si es en persona mejor. Nada de largos textos por whatsapp, porque sólo conseguimos malentendidos. Hay que ser valientes, ¡no mordemos!.

bla-bla-bla-rapunzel

4. Deseamos ser la princesa de vuestro cuento.

A las mujeres nos encanta que nos traten como reinas. Que nos cuiden, nos mimen y sentirnos muy especiales. Adoramos que tengan detalles con nosotras, que nos sorprendan cuando menos lo esperamos, y no sirven los típicos bombones en San Valentín. Sean originales por favor. Preocuparse más en conocer las cosas que le gustan a tu chica, no caigan en lo típico que nos gusta a todas. Queremos ver interés en ustedes, que estén dispuestos a conocernos de verdad por dentro. Nos encantan los hombres cariñosos, pero no se pasen, no hay que llegar a ser empalagosos.

5. Queremos un chef en nuestra vida.

No hay nada más sexy que un hombre tras los fogones, preparándonos una buena cena o un desayuno romántico. Un chico que se defiende en la cocina ya tiene sus puntos ganados. Mi recomendación para los más negados en la cocina es que empiecen a mirar tutoriales en youtube, que son gratis. ¡Asi que ánimo! Si cocinan tendrán la sartén por el mango, y nunca mejor aplicada esa frase.

chef

6. El hombre, macho por favor.

Metrosexual, ultramodernos, etc.. ¿Dónde fue a parar el hombre clásico que vivía sin tantas preocupaciones estéticas? Nos gustan los hombres que se cuidan, pero ¡ojo! hasta cierto punto… Creo que no hablo sólo por mi sola si afirmo que nos gusta el hombre no tan preocupado de su aspecto físico, y porque no, más preocupado por otras tareas: como leer un buen libro o aprender cosas nuevas. Si son de los que se perfilan las cejas, combinan la ropa de forma matemática, e incluso se depilan los brazos y pagan la cuota anual del centro de camas solares, estan de suerte, les estamos salvando la vida. Creemos que el hombre no debe perder nunca esa esencia varonil, que se traduce en algo indispensable para atraernos: feromonas. Aunque aparezcan nuevas modas, hay cosas básicas que siempre nos gustaron y nos gustarán:  como un buen perfume, el olor a after shave, unos brazos fuertes, un aspecto elegante… Destierren de una vez por todas las camisetas de cuello de pico de sus armarios, déjennos los escotes a nosotras, por favor.

7. Más seguridad en ustedes mismos.

Seguro que lo escuchaste miles de veces: “Para que te quieran, hay que quererse a uno mismo”. Pues deben tener claro que la seguridad es uno de los pilares de la seducción. Algo que los hará sentir mejor y que nosotras agradeceremos en ustedes.

Y se preguntarán, ¿Cómo conseguir esta seguridad?. Pues es más fácil de lo que se imaginan. Deben conseguir detectar sus complejos e intentar eliminarlos. Nadie es perfecto, eso está claro. Y tampoco es lo que buscamos. Lo que queremos las mujeres es un hombre que se guste, se valore y se sienta orgulloso de sí mismo. Las inseguridades te impiden muchas veces avanzar y conseguir tus metas. Y obviamente, todo lo que somos por dentro es lo que se proyectará hacía fuera. Parece típico pero es así, si no te sientes a gusto contigo mismo, consigues que ellas tampoco se sientan a gusto contigo. Así que ya saben chicos, ¡fuera inseguridades!.

kiss

8. El hombre bueno, si es divertido, es dos veces bueno.

Algo que nos gusta a la absoluta mayoría de las mujeres es que nos hagan reír. Hay días que necesitamos curarnos a carcajadas. Poder evadirnos y que nos hagan olvidarnos de los problemas en clave de humor. Sin duda, reírse es la mejor manera de romper el hielo o apaciguar una situación tensa.

Pero no se equivoquen. Nos gustan los hombres graciosos, no los payasos. La etapa de jugar con payasos ya la pasamos. Buscamos el termino medio. Que sepa ser gracioso en el momento que toque. Hacer gracietas a todas horas puede resultarnos un poco pesado.

9. Pequeños gestos que nos vuelven locas.

Una de las cosas que nos ayudan a definir el carácter de un hombre es su gestualización, su manera de actuar. El universo gestual es tan amplio que nunca lo podríamos describir, pero tenemos que decir que hay pequeños gestos que nos vuelven locas. Un guiño de ojo en una cena llena de gente, que nos agarren la mano y la besen mientras conducen sin apartar la vista de la carretera, que nos sequen las lágrimas con delicadeza, los “te quiero” o “estás hermosa” sin venir a cuento con la conversación..Y un largo etcétera. A veces el secreto no está en hacer grandes cosas si no en cuidar los pequeños detalles.

10. Nos gusta sentirnos deseadas.

Una de las claves más importantes para excitar a una mujer es hacerla sentir muy deseada. Nos encanta que nos hagan sentir sexys y atractivas. Que nos piropeen de vez en cuando. Nos gusta mucho que se fijen en nuestro nuevo vestido, peinado, etc. Las mujeres solemos ser más románticas, pero como ustedes, también nos encanta el sexo. Pero no se olviden que a nosotras se nos seduce de manera distinta. El truco está en encontrar el equilibrio entre el romanticismo y el deseo más carnal. Unas palabras bonitas elogiando alguna característica personal de su chica, combinado con algún comentario más subido de tono puede resultar una buena arma de seducción.